ACOMPAÑANDO DESDE EL AMOR. Cuándo los límites y el respeto van de la mano

Cómo ya os mencionamos más veces, en finca Rosiña, ocurren cosas extraordinarias

Esta semana apareció una rana que hizo las delicias de todo el grupo , generó preguntas , reflexiones y debates increíbles.

La fórmula que utilizamos para acompañar todo este tipo de acontecimientos es:

nos cuestionamos + todas las hipótesis son válidas ( aunque los adultos conozcamos la respuesta) +investigamos+ experimentamos +analizamos resultados +compartimos.

Y no solo nos quedamos con este «método científico con matices importantes de respeto» sino que acompañamos desde el amor, es decir , cuando la pasión es tan alta que sientes la necesidad de que esa rana sea tu compañera de habitación, los adultos tenemos la responsabilidad de poner límites para conservar las tres direcciones del respeto: hacia una misma, hacia los demás y hacia la naturaleza.

Aunque nos cueste , empatizar ,ponernos en la húmeda piel de la rana es un ejercicio que hecho con amor pero con firmeza nos aportará muchos aprendizajes y si aún así el enfado persiste, también es responsabilidad de los adultos mantener ese límite poniéndose en la piel del niño o niña con un » te entiendo, te acompaño…¿tenías muchas ganas de llevártela a casa ¿no?»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.